cancelado JORNADA DE ECOTURISMO EN PINEDA DE LA SIERRA, BURGOS

El próximo 18 de marzo de 2020 en Pineda de la Sierra tendrá lugar una interesante jornada sobre Ecoturismo, donde se presentará TRINO Club de Ecoturismo de Castilla y León.
Durante la jornada además habrá diferentes charlas relacionadas con el turismo de naturaleza (astroturismo, fotografía, geoturismo, ornitología) y terminaremos la jornada con una degustación de productos de la Sierra de la Demanda.
• ¿Cuándo? Día 18 de marzo , a las 10:00 horas
• ¿Dónde? En la Sede de nuestra asociación AGALSA c/Ondevilla 24 - Pineda de la Sierra
• Participación gratuita,
• Más información e inscripciones: info@trinoclubdeecoturismo.es tel 670761149 y 629129710

 


El esplendor del románico serrano en la Sierra de la Demanda

La escuela artística y arquitectónica de la Sierra de la Demanda discurre desde el siglo X hasta el XII con un estilo muy particular. Se trata de una interpretación local de las formas románicas que convierten en especial el románico serrano de esta comarca burgalesa, donde la naturaleza y el arte se fusionan hasta complementarse.

Para empezar, las torres de las iglesias tuvieron un origen defensivo en el medievo. Con el paso del tiempo, pasan a ser campanarios. Este elemento constructivo aporta solidez y rompe la horizontalidad de los templos. La escuela silense, sucesora de la escuela de la Sierra, responde a esta construcción.

Estas torres pueden verse en localidades como Vizcaínos, Riocavado, Jaramillo Quemado y Tolbaños, donde los visitantes podrán apreciar su planta cuadrada y los ventanales

Otro ejemplo de esplenor del románico serrano son las galerías porticadas de los templos, que permitían resguardarse de las inclemencias climatológicas en una zona semimontañosa.

El románico serrano es muy sencillo y sigue siendo identificable a pesar de las posteriores restauraciones. El objetivo de estas esculturas era claramente didáctico y los símbolos reflejaban trascendencia de la tierra al Cielo.

La preponderancia del cuarto maestro del claustro bajo del monasterio de Santo Domingo de Silos, en el siglo XII, hace desaparecer la conocida como escuela de la Sierra. Pero antes de despedirnos de ella, enumeramos algunas localidades y los monumentos más destacados de esta etapa en la historia del arte:

Riocavado de la Sierra

En la localidad de Riocavado de la Sierra nace el Arlanzón, uno de los principales ríos de la provincia de Burgos. El templo parroquial, de adoración a Santa Coloma, es vital para el románico serrano por ser el que data la cronología de esta escuela en el año 1114.

En su construcción destacamos la cabecera del templo y su torre, ambas románicas. De la primera llama la atención su disposición y la sucesión de arcos ciegos apuntados. La torre presenta una planta cuadrada con relieves ajedrezados en algunas de sus plantas.

En cuanto a la escuela monumental destacan las diferentes escenas que adornan los capiteles y que te invitamos a descubrir en persona.

Vizcaínos

La iglesia de San Martín de Tours se construyó sobre una fábrica del siglo IX. Esto hizo que necesitase varias intervenciones en siglos posteriores. Su galería porticada es la más sencilla de todas las que existen en la comarca de la Sierra de la Demanda. Tiene además la peculiaridad de estar descentrada respecto de la portada.

Se accede al interior del templo desde su hastial sur, reflejando los gustos más extendidos de la escuela de la Sierra. Su torre, sin embargo, responde a los artistas de Silos. El cuerpo bajo se cubre con bóveda de medio cañón, aportando firmeza a la composición, mientras que en la parte superior se abren dos vanos ajimezados.

La escultura monumental que representa figuras humanas y animales remiten tanto a talleres serranos como a los silenses.

Jaramillo de la Fuente

Con una tipología de tradición silense, se presenta la torre con planta cuadrangular cubierta con bóveda de medio cañón. Le hace compañía la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, uno de los ejemplos más característicos de la escuela de la Sierra. Su galería tiene siete arcadas de medio punto sobre columnas pareadas, que vuelve a conectar con el románico silense. Un amplio repertorio iconográfico deleita en los capiteles, representando personas, animales fantásticos y personajes de la realeza.

Estos estilos convivirán a lo largo de todo el recorrido, como el turista podrá comprobar.

Tolbaños de Abajo

Esta pequeña localidad, próxima a Tolbaños de Arriba, presenta la iglesia de San Quirico y Santa Julita, madre e hijo martirizados en época romana. Su tipología en planta es claro ejemplo de su vinculación con la escuela de la Sierra. También su ábside y su torre.

Se diferencian dos fases constructivas apreciando combinación de volúmenes y relieves que siguen los modelos de artistas silenses.

Pineda de la Sierra

Una de las galerías porticadas más relevantes de la zona es la de la iglesia de San Esteban Portomártir. El conjunto concluye con una cornisa ornamentada con canecillos.

La peculiaridad de este templo es que intervino un taller con influencia del segundo nivel del claustro del Monasterio de Silos.

Con un ábside que se conserva casi inalterable, el templo se distribuye en cinco paños y tres ventanas abocinadas. Al este y al oeste se abren sendos arcos.

San Millán de Lara

En este caso, la iglesia parroquial está vinculada a un santo eremita y es de origen monástico. Comienza su construcción en un edificio pequeño de una única nave. Un siglo después, se construye la actual fábrica de tres naves. La portada oeste ve concluidas sus obras en el año 1165.

La construcción de la torre en el muro norte, sobre el antiguo eremitorio, se construye en varias fases, mostrando así los dos estilos que venimos comentando hasta ahora: la escuela de la Sierra y la técnica de la escuela de silos, con artistas de mayor precisión técnica.

Barbadillo de Herreros

Entre la espesura del bosque se localiza la ermita de San Cosme y San Damián. En esta construcción destaca su cabecera, que sigue la tipología románica y se divide en tres paños. Sobre ella coronan sencillos capiteles.

Al sur localizamos un arco de medio punto doble sobre jambas y pequeñas columnas. Su escultura es un vínculo directo con el primer grupo que formó el taller de la Sierra.

Lara de los Infantes

Donde antes había dos antiguos templos románicos, hoy se levanta la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora. Es un buen ejemplo de las alteraciones que sufrió la arquitectura serrana por la mano de artistas de escuelas posteriores. El ábside es el único resto del templo original que se conserva hoy en día.

Destaca su portada occidental, formada por arquivoltas con capiteles propios de la escuela de Silos, posiblemente de un grupo de discípulos de los escultores que trabajaron en el monasterio. En el templo también intervinieron escultores de la escuela de la Sierra, como demuestran las señales que dejaron en varios capiteles.

 

En conclusión

Como has podido comprobar, la Sierra de la Demanda guarda un tesoro artístico y patrimonial espléndido. A él se suman valores naturales, patrimoniales, etnográficos y gastronómicos.

No te faltará de nada.

 


El monasterio de silos y otros recursos culturales importantes (que debes conocer)

El Monasterio de Silos es una de las mejores aportaciones artísticas que ha desarrollado el ser humano. Es admirable su arquitectura, así como su pintura, escultura, canto de monjes… La espiritualidad está presente en el silencio y en el sonido gregoriano desde sus orígenes, en el siglo XII.

Monasterio de la orden benedictina, situado en la localidad de Santo Domingo de Silos,se construyó en plena etapa románica. Con el templo de San Pedro de Arlanza como referencia, el nuevo edificio pretendía homenajear al Abad Domingo, que falleció en 1073.

Es único en Europa por la escultura de sus capiteles, donde priman los elementos animales, vegetales y bíblicos.

La iglesia, levantada aprovechando parte de un templo mozárabe del siglo X, del que queda algún resto, fue sustituida en el XVIII por la actual, de corte neoclásico.

El Monasterio de Silos no es el único

Aunque sí es especial, lo cierto es que no es el único. El Monasterio de Silos tiene varios “primos” a los que da gusto visitar.

El primero es el Monasterio que fue referencia para su construcción; hablamos de San Pedro de Arlanza. La zona de Arlanza fue emblemática para las coronas de Castilla y Aragón. Este monasterio fue uno de los más impresionantes que tuvo España.

El Monasterio de San Juan de Ortega, hito que se puede encontrar en pleno Camino de Santiago. El conjunto patrimonial es de gran valor, por su construcción en los siglos XII y XIII. Quienes acudan deben fijarse en la iglesia con tres ábsides, los capiteles románicos, la capilla de San Nicolás con rejería renacentista y el patio del siglo XVI.

Del Monasterio de Santa María de Alveinte sólo quedan las ruinas, pero merece igualmente su visita. Fundado por Fray Lope de Salinas en 1440, era un lugar de relfexión y castigo para los monjes que no seguían las normas de la Orden con rigor.

Abandonado 400 años después, sirvió como refugio en la época de la Guerra de la Independencia. Las llamas acabaron con él en diferentes momentos de la historia y la desamortización de Mendizábal fue el remate final para entender su estado actual.

Saltamos ahora a la tendencia cisterciense, con el Monasterio de Santa María de Bujedo. Al Este de Burgos ciudad, en el alfoz de Juarros, se divida la Sierra de la Demanda. Declarado Monumento Histórico Artístico ya en el año 1931, es menos famoso aunque no por ello menos importante. Habitado por una Comunidad modesta, la humildad caracterizaba la vida aquí. La Desamortización de Mendizábal será el principio del fin, pasando a titularidad privada.

La Sierra de la Demanda está estrechamente relacionada con el Monasterio de Silos. Aunque hay muchos otros recursos culturales importantes que debes conocer si estás interesado en el patrimonio.

Otros recursos culturales que debes visitar

Covarrubias

La villa de Covarrubias es uno de los lugares más especiales de la comarca de Arlanza.Ejemplo de arquitectura popular burgalesa, recoge historias y leyendas. Decir que es uno de los pueblos más bonitos de Castilla y León no es exagerar, ya que la villa fue declarada Conjunto Histórico- Artístico Nacional. Forma parte del Camino de Santiago, del Camino del Cid y de la Ruta de la Lana.

Tumbas antropomorfas

La provincia de Burgos alberga varias necrópolis medievales excavadas en roca. Son tumbas antropomorfas que pueden encontrase en lugares como Cabezón de la Sierra o Villarcayesa de Fresnedo.

La peña de los sepulcros, en Cabezón de la Sierra, está en un bosques de robles. Aquí se localizan seis tumbas antropomorfas, tres a cada lado de la peña.

El camino a Peña Horrero es un poco más difícil, pero acceder al asentamiento merece la pena para ver dos series de crestas separadas por una falla. Sepulturas antropomorfas y de bañera, con distintos tamaños y estados de conservación, son una buena muestra de las formas de enterramientos medievales.

Casonas blasonadas

A veces no hace falta entrada a museo ni calzado específico para acceder a las maravillas culturales. La Sierra de la Demanda acoge en sus localidades casonas blasonadas que pueden verse a pie de calle.

Barbadillo de Herreros, Barbadillo del Mercado, Pineda de la Sierra o Huerta de Arriba son algunos municipios donde pueden encontrarse estas edificaciones, simplemente caminando por sus calles.

En este último, se puede apreciar hasta una veintena de casas blasonadas con diferentes inscripciones en sus fachadas. Datan de los siglos XVII y XVIII.

Es habitual también dar con casonas de mayorazgo que cuentan entre líneas los señoríos que las mandaron construir, las habitaron y la historia del momento.

Museo de ferrerías

En Barbadillo de Herreros se inauguró en el año 2000 un museo que explica el papel clave que la minería y la metalurgia tuvieron en la Sierra de la Demanda. Restos de materiales, utensilios de trabajo y paneles explicativos ayudan a profundizar en esta actividad económica, tan importante durante décadas.

Calzada romana de Clunia

Clunia Sulpicia es una ciudad romana situada al sur de la provincia de Burgos. Fue una de las más importantes ciudades de Hispania, en plena época de dominio de la civilización romana.

La ciudad se despobló progresivamente durante el siglo III, casi anunciando la decadencia del Imperio Romano en Occidente.

Hoy ofrece restos arqueológicos de gran interés y un teatro excavado en roca con mosaicos, calles, restos de edificaciones y otros hallazgos escultóricos. Un torso de Dioniso y una efigie de Isis son ejemplos de las peculiaridades encontradas, actualmente conservadas en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y en el de Burgos.


6 paisajes naturales donde recargar pilas

Piensa en cualquiera de los paisajes naturales que hayas visitado en algún momento de tu vida. Transmiten tranquilidad, sosiego, relax…

El actual ritmo de vida, la escasez de tiempo libre y la presión del mercado laboral convierte en necesarios los momentos para recargar pilas.

Átate bien las botas que empezamos el recorrido:

1. Desfiladero de Garganchón

El sendero del desfiladero de Garganchón es circular. También se le conoce como ruta del Río Urbión, porque discurre por la garganta de este recurso fluvial. Recuerda agradecerle a este artista la obra de arte. Resulta que es uno de los recursos naturales que tardan milenios en crearse.

El río Urbión seguro que se saltó el boceto, pero el resultado es espectacular. Sus aguas son protagonistas durante la mayoría del recorrido.

La caminata es de baja dificultad, por lo que puede realizarse en familia. Sólo hay que seguir las marcas de pintura amarilla y blanca. También hay que tener especial cuidado en los puentes.

Sauces, chopos, fresnos y serbales se encuentran en un serpenteante recorrido, apto a pie o en bicicleta de montaña. En total son 8,3 kilómetros donde se puede avistar fauna como corzos, jabalíes y buitres leonardos.

Mas información.

2. Pozo negro

La laguna del Pozo Negro es limítrofe entre Castilla y León y La Rioja. Su importante reside en estar entre los últimos vestigios del glaciarismo de la Sierra de la Demanda.

Se sitúa a 1.860 metros de altitud, así que prepara los pulmones (y los glúteos). Ambos se van a activar desde la salida, en el aparcamiento de Cruz de la Demanda. Pero también al poco de empezar encontrarás un hito geodésico donde hacerte la foto de rigor para mandar a tus grupos de colegas.

Este lugar plantea dos opciones para continuar: una por el cordal, hasta la subida al Otero. Otra por la pista, hasta llegar al mismo punto final. La primera opción se recomienda para montañistas más experimentados. Mientras que la segunda posibilidades más sencilla.

Durante el recorrido, fíjate bien en el contraste de la vegetación de una Comunidad Autónoma y otra. En el Valle Oja, del lado riojano, se pueden encontrar castañares y explotaciones agrícolas intensivas, así como frondosas riberas. Del otro lado, el del Tirón de Burgos, la influencia atlántica aporta pinares, pistas forestales y refugios de ganaderos extensivos.

Más información.

3. Pico San Millán

San Millán es el pico más alto de la provincia de Burgos. Situado a 2.131 metros sobre el nivel del mar, ofrece una ruta que puede hacerse en cualquier época del año.

La aventura comienza en la localidad de Barbadillo de Herreros y está pensada paramontañistas con experiencia, pues la dificultad del trayecto es media- alta. En total son 24 kilómetros y medio, que también pueden hacerse en bicicleta.

Durante el recorrido el visitante encontrará pozas, zonas rocosas, rocas cuarcíticas y pequeñas cascadas en las épocas de deshielo, valores destacables de estos paisajes naturales.

En la cima de la montaña las vistas son impresionantes, habiendo dejado atrás los pastizales propios de la alta montaña y las arboledas de pino albar.

4. Bosques milenarios

La Sierra de la Demanda es un territorio con gran conservación de paisajes naturales. Continúa la actividad ganadera y forestal en parte de la comarca y la industria escasea. Estas condiciones son favorables para la riqueza faunística y la conservación de bosques milenarios.

Un paseo por estas dehesas permiten alejarse de la contaminación de las grandes urbes y oxigenarse por dentro y por fuera. Los tejos milenarios en la zona de Panizares son testigos del entorno, de la historia y de los caminantes que año tras año dejan su huella.

Antes por trabajo, ahora por placer. Los tejos parecen impasibles al paso del tiempo. En el plano opuesto, los visitantes no deben ser indiferente a estos recursos naturales que cada vez atraen más turismo.

Evitar pisar las raíces, prohibir subirse a las ramas y dejar la zona libre de residuos son prácticas de conciencia ambiental que permiten conservar el lugar para que todo el mundo lo disfrute.

En solitario, por parejas o formando pequeños grupos, en estas rutas se disfruta de desfiladeros, senderos entre pinares, paisajes sensacionales y pinceladas de arte que salpican el espacio como sólo Castilla y León sabe hacerlo.

5. Laguna de Haedillo

La Laguna de Haedillo forma parte de un conjunto de once lagunas glaciares. Se sitúan en el conocido como Valle de Valdelaguna, en la cara Norte de la Sierra de Neila. El acceso se hace a pie desde la localidad de Torbaños de Arriba. No se recomienda intentarlo con bicicleta, pues el territorio es muy pedregoso y la pendiente pronunciada.

La ruta se disfruta durante todo el año, pero en invierno es uno de los parajes más bellos, por la nieve vistiendo el paisaje. Los bosques de hayas acompañan en el trayecto de una senda bien marcada y un desnivel de 513 metros.

No te asustes si escuchas a corzos, ciervos o lobos ibéricos. Estás entrando en su casa y no has llamado a la puerta. Este espacio es una Reserva Nacional de Caza, un espacio incluido en la Red Natura 2000 y una zona de Especial Protección para las Aves.

Mas información.

6. GR-82

El sendero de Gran Recorrido GR-82 tiene una docena de etapas. Se desarrollan en la Sierra de la Demanda con una longitud de 270 km.

En el recorrido puedes encontrar yacimientos de huellas de dinosaurios, árboles fósiles, eremitorios de la alta Edad Media y una gran concentración de necrópolis.

Recursos naturales y patrimoniales en esta comarca burgalesa tienen tremenda fuerza para recargar las pilas a través del descubrimiento de lugares insólitos.

El GR-82 pasa por 36 localidades, aún habitadas, que aún practican la trashumancia y el trabajo forestal. Estos senderos pueden recorrerse andando o en bicicleta de montaña.

En conclusión, la Sierra de la Demanda, en Burgos, es un espacio ideal donde los paisajes naturales acogen al visitante y le hacen sentir como en casa.

Agradables paseos entre árboles milenarios, rutas en bicicleta o escaladas a picos de más de 1.500 metros de altura son algunas de las propuestas que el espacio te ofrece.

Disfruta de la Sierra de la Demanda